Karlsruhe – La ciudad de los abanicos. ¡Sencillamente genial!

Karlsruhe fue fundada hace 300 años por el margrave Karl-Wilhelm von Baden. Según la leyenda, una noche soñó con una ciudad construida con forma de estrella, Así nació la idea del “abanico”.

El 17 de junio de 1715 se puso la primera piedra de la actual ciudad del abanico Karlsruhe. El centro está formado por el Palacio Residencial Barroco, al que llegan 32 calles de forma radial. Es una residencia de los príncipes badenses, que ya fascinó a Voltaire, Goethe, Napoleon y Heinrich von Kleist. Una ciudad sin muros, abierta a la alegría y a los huéspedes, así es como se presentó Karlsruhe desde sus comienzos. Y nada de eso ha cambiado hasta nuestros días.

La planta de la ciudad en forma de abanico, algo único y excepcional, causó sensación a nivel mundial. El maestro de obras Weinbrenner creó los numerosos edificios clásicos, que han atraído a visitantes de todo el mundo hasta hoy día. En 1823 se construyó el símbolo de la ciudad: la Pirámide. En 1825 fue inaugurada la Escuela Universitaria Técnica, y actualmente es conocida como KIT (Instituto de Tecnología de Karlsruhe). En 1950 llega el Tribunal Supremo Federal a Karlsruhe. Un año más tarde le sigue el Tribunal Constitucional de la República Federal. Karlsruhe se convierte en el hogar de la jurisprudencia federal.

Desde la Exposición de Jardinería de 1967, Karlsruhe tiene el título honorífico “Urbe Verde”, al cual hace honor desde entonces.

Esta ciudad badense de casi 300.000 habitantes, cumple lo que promete su excepcional planta en forma de abanico: ¡aquí se unen los lados bonitos de la vida!

Al agradable clima del sur de Alemania, se unen el estilo de vida, las delicias culinarias y el incomparable ambiente de sus más de 800 hectáreas de parques y zonas verdes.

Desde hace más de 50 años, Karlsruhe representa simbólicamente la “residencia del Derecho” en la moderna y democrática Alemania. Aquí se encuentran las más altas instituciones jurídicas alemanas: el Tribunal Constitucional de la República Federal, el Tribunal Supremo Federal y la Abogacía General Federal. Muchas decisiones importantes llevan el sello “sentencia de Karlsruhe”, y toda Alemania mira hacia Karlsruhe cuando se anuncian dichas sentencias.

Karlsruhe