Mannheim – Ciudad, naturaleza y dos ríos

Mannheim es una ciudad llena de contrastes, lo cual encanta a sus habitantes. Alegría de vivir, poder económico, inspiración: quien viene a Mannheim ha de estar preparado para cualquier cosa, excepto aburrimiento. Johann Wolfgang von Goethe describió Mannheim como “construida igual y alegre”, y con ello hacía referencia a la distribución como un tablero de ajedrez del centro de la ciudad.

“Igual y alegre” es Mannheim todavía, y además llena de contrastes y emocionante. Aquí, entre el Rin y el Neckar, viven personas de más de 170 nacionalidades distintas, por lo que no es de extrañar que Mannheim sea colorida y siempre sorprendente.

Lo creativos que son los habitantes de Mannheim lo demuestran su numerosos inventos: el coche, la bicicleta y el tractor se inventaron aquí. Dario Fontanella creó en 1969 el popular helado con forma de espagueti en Mannheim. Hasta hoy en día se pueden probar en las tradicionales heladerías nuevos tipos de helado, incluso algunos exóticos como fresa con albahaca. A quienes les gusta descubrir nuevos sabores, en Mannheim no tienen fronteras. Se puede elegir entre restaurantes turcos, chinos, indios, italianos o griegos. Una desordenada y creativa cultura de bares de tentempiés convive con varios restaurantes ennoblecidos con estrellas Michelin, como el “Amador” y el “Axt”. Igual de amenas y variadas son las calles comerciales. Mannheim es conocida en toda Alemania como una gran ciudad para ir de compras. Hay todo tipo de comercios: desde modernas e internacionales tiendas insignia, hasta recomendaciones especiales y tiendas tradicionales, como el centro comercial “Engelhorn Häuser”, cuya fama atrae clientes de otras regiones de Alemania.

Empresas industriales con éxito internacional, como Bilfinger o ABB, tienen su central alemana en Mannheim. A los trabajadores la ciudad les ofrece, además de atractivos puestos de trabajo, una alta calidad de vida también en su tiempo libre. Mannheim está ubicada entre los ríos Rin y Neckar, y dos terceras partes de la ciudad son zonas verdes. El parque Luisenpark es el más grande de la ciudad, y está considerado uno de los más bonitos de Europa. En una extensión de más de 50 campos de fútbol, el parque muestra distintos ambientes y atracciones, y es el lugar donde tienen lugar múltiples eventos culturales.

La cultura en Mannheim se escribe en mayúsculas: museos y exposiciones de arte, teatros, música y mucho más. La ciudad cuenta con grandes nombres como el Museo Engelhorn, la Galería de Arte, el Museo Tecnológico y el Teatro Nacional. Su escena artística traspasa las fronteras de la región. Los numerosos conciertos, eventos y festivales son conocidos incluso internacionalmente.

La vida nocturna es muy colorida, gracias a la variada escena musical de la ciudad. La Academia de Pop, primera universidad de música popular y ciencias de la música de Alemania, es conocida y apreciada más allá de las fronteras del país.

Por otro lado, la ciudad  ofrece muchas posibilidades para mantenerse activo. El título “ciudad más activa de Alemania”, el cual fue concedido a Mannheim en “Mission Olympic” en 2010, es más que merecido: a su disposición hay 135 centros deportivos cubiertos, 83 boleras, 6 minigolfs, 8 salas de billar, un lugar para practicar vuelo con motor y vuelo a vela, así como muchos otros  deportes.

El paque Luisenpark ofrece distracción para toda la familia. En el parque Herzogenriedpark encuentran sobre todo los deportistas las mejores condiciones para hacer ejercicio al aire libre. Mannheim también hace las delicias de todos aquellos que prefieren disfrutar del deporte como espectadores. En la SAP-Arena hay deporte de élite, y se puede admirar, entre otros, a los equipos  Mannheimer Adler y Rhein-Neckar-Löwen.

Para todos aquellos que deseen disfrutar de las ventajas de una gran ciudad, pero quieren ahorrarse complicadas vias de acceso, atascos y carreteras abarrotadas, Mannheim es el sitio perfecto.

Las curiosidades turísticas están muy céntricas, como por ejemplo algunos de los más bellos edificios del modernismo en Europa, alrededor de la Torre del Agua, símbolo de Mannheim. La forma de ser abierta y desenfadada de los habitantes de Mannheim le hará sentir a gusto. Mannheim: una ciudad de contrastes muy especial.

Mannheim