Pforzheim – La ciudad del oro en la Selva Negra

El hecho de que esta antigua ciudad residencial badense se haya convertido en una conocida metrópolis de las joyas y los relojes, se lo debe Pforzheim a la fundación de la “Manufactura de Joyas y Relojes” del margrave Karl Friedrich von Baden, hace casi 250 años.

Allí donde antaño se aserraba, martilleaba y soldaba en pequeñas empresas artesanales, surgió un centro de diseño único en el mundo, gracias a la colonia de orfebres que llegaron de otras regiones, e incluso de otros países, en los últimos siglos. Con sus tres ríos, y como punto de partida para fantásticas rutas de senderismo y en bicicleta por la Selva Negra, Pforzheim ofrece además una intensa vida cultural, con la variada oferta de una gran ciudad.

El Museo de Joyas de Pforzheim es el único en el mundo sobre la historia de las joyas. Alrededor de 2.000 piezas muestran los 5.000 años del arte de la joyería. A los visitantes les esperan preciosidades de la antigüedad, el renacimiento, y el modernismo, así como un colección única de arte de la joyería moderna desde 1960. También se puede ver una colección de relojes y joyas etnográficas. Las exposiciones extraordinarias muestran las distintas facetas de este fascinante tema. El “mundo de las joyas” de Pforzheim presenta la fascinación del oro y las piedras preciosas, en un impresionante “parque de vivencias”, que realmente quita el aliento. Numerosas atracciones, como el “ascensor de estrellas” y la pared de oro, deslumbran a los visitantes, tanto como los 5.000 preciosos minerales procedentes de todo el mundo.

En el Museo Técnico de la Industria de Joyas y Relojes de Pforzheim, los visitantes pueden aprender mucho sobre la fabricación de joyas y relojes, ya que muchas de las máquinas están en funcionamiento, y se hace una demostración muy interesante.

El monumento más significativo de Pforzheim es la iglesia-palacio San Miguel “Schlosskirche St. Michael”, una imponente obra del románico. Aquí no solo están enterrados los margraven badenses, sino también la gran duquesa Stephanie, hija adoptiva de Napoleon. Justo al lado, en el Museo Johannes Reuchlin, se presenta, en una exposición multimedia permamente, la obra del humanista europeo, lingüista y hombre de Estado Johannes Reuchlin, el hijo más famoso de Pforzheim, que fue precursor de la ilustración.

Pforzheim ofrece algo para todos los gustos y todas las edades. ¡Visite esta fascinante ciudad y experiméntelo usted mismo!

Pforzheim