Odenwald

En Odenwald es muy fácil relajarse, bien paseando por sus excepcionales paisajes, o disfrutando de su amplia oferta cultural.

El paraíso de la naturaleza Odenwald

Odenwald es un paraíso natural, que invita a hacer estupendas rutas en bicicleta o de senderismo. En bicicleta se puede pasar por las ciclorutas Drei-Täler, Grünkern y Skulpturen, pasando junto a los cauces de ríos y atravesando profundos valles. Las rutas de senderismo de uno o varios días le llevan a densos hayedos y pintorescos paisajes. Disfrute de la naturaleza más pura pescando en el lago Hollersee, haciendo piragüismo en el Neckar, escalando en uno de los tres “bosques de cuerdas colgantes” de la región, o bien explorando el parque natural Neckartal-Odenwald.

La cultura más destacada en castillos y palacios

En el Castillo Hornberg, entre Heilbronn y Heidelberg, de pronto se encontrará siguiendo las huellas de Götz von Berlichingen. El romántico Palacio Zwingenberg invita, con sus impresionantes fortalezas, a hacer un viaje al pasado. Justo detrás del castillo se alza el desfiladero  Wolfsschlucht, por el cual se puede hacer senderismo. Y también merece la pena visitar la atalaya del castillo Staufer-Burg Guttenberg.

Desde harina de escanda a cordero

Los hosteleros de Odenwald se sienten orgullosos de sus especialidades regionales. Las fiestas de la patata, del cordero, de la harina de escanda, de la carne de caza, y del “ajo de oso” (una especia), invitan a hacer rutas gastronómicas para conocer los típicos  productos regionales. Y, tras la comida, sienta de maravilla el aguardiente de hierbas “Odenwälder Kräuterwurz”.

Odenwald