Vacaciones en familia en Baden-Wurtemberg

En Baden-Wurtemberg, no solo hay variedad y diversión para toda la familia gracias a la naturaleza. Numerosos destinos vacacionales, alojamientos, restaurantes y atracciones turísticas se han especializado en cubrir todas la necesidades de las familias con niños.

Explorar los bosques con un ranger, navegar en un barco pirata, o descubrir la región a lomos de un caballo... Corretear al aire libre y explorar la naturaleza hace felices a los niños, y con ello también a los padres. No hay nada mejor que unas acertadas vacaciones en familia, en las que todos disfrutan. En los variopintos paisajes de Baden-Wurtemberg, cada uno encuentra la oferta idónea.

Por ejemplo, en la Selva Negra: allí hay rutas de senderismo adecuadas para padres con hijos mayores y pequeños. Pueden subir por desfiladeros, caminar por divertidos senderos especiales para niños donde se anda descalzo y se sube a las copas de los árboles, caminar de molino en molino... También alrededor del Lago de Constanza  se pueden hacer excursiones en bicicleta para todas las edades. Además, se puede disfrutar de la isla de las flores Mainau, los fantásticos museos y, por supuesto, el lago, en el que no solo se podrán bañar, sino también hacer un paseo en velero o en barco de patines. En los Montes Suabos, las familias pueden explorar las cuevas a pie o en barco, hacer un viaje al pasado en el Museo de Usos y Costumbres al aire libre de Neuhausen ob Eck y en los numerosos castillos, o hacer piragüismo o simplemente bañarse en el Danubio o en Grossen Lauter.

A parte del gran parque infantil que ofrece la naturaleza, en Baden-Wurtemberg hay también parques de atracciones muy divertidos. Por ejemplo, el Europa-Park Rust (el parque de atracciones más grande de Alemania, con más de 100 atracciones), el parque Ravensburger Spieleland, el Erlebnispark Tripsdrill o el Indoor-Freizeitpark Sensapolis. Muchas ciudades tienen museos para niños y adolescentes, y ofrecen entretenidas visitas guiadas y divertidos programas, como, por ejemplo, el museo de peluches Steiff en Giengen, el Museo Ravensburg o el Museo Mercedes-Benz en Stuttgart, en el que los niños descubren jugando el mundo del automóvil.