Menú

La región del Palatinado Electoral

Container

Los idílicos paisajes y las atracciones culturales en la histórica región del Palatinado Electoral o “Kurpfalz” se pueden disfrutar de muchas maneras: en una excursión en bicicleta por las colinas del cercano bosque Odenwald, en un paseo en barco por el río Neckar hasta la desembocadura del Rin, o bien dando un agradable paseo por Ladenburg. Aquí todo el mundo encuentra su idónea actividad cultural o de ocio.

Vistas a la Torre del Agua en Mannheim. 

Castillo de Heidelberg

El Palatinado, región de palacios y jardines 

El Palatinado Electoral es una de las regiones más variopintas de Baden-Wurtemberg: la “Ruta del Vino Alemana”, con el cercano Bosque del Palatinado; la llamada “Floreciente Carretera de Montaña” (“Blühende Bergstrasse”) en las laderas del Odenwald; la legendaria “Carretera de los Nibelungos” (“Nibelungen-Siegfried-Strasse”); un viaje a lo largo del río Neckar desde la romántica ciudad de Heidelberg hasta el Valle del Neckar... La riqueza del Palatinado Electoral es ilimitada.
Ya sea haciendo una excursión por el Bosque Odenwald, o una ruta en bicicleta a orillas del río Neckar o a través de la llanura del Rin, los aficionados al senderismo y al ciclismo están en buenas manos en el Palatinado Electoral.

Para aquellos interesados en la cultura, el Palatinado ofrece espléndidos palacios y magníficos jardines: desde las ruinas del palacio más famoso de Alemania en Heidelberg, hasta los magníficos jardines del Palacio de Schwetzingen.

La especialidad gastronómica más famosa del Palatinado Electoral son los espárragos, que se suelen servir con escalope de ternera o con tortitas. Por supuesto, una copa de Riesling o de Pinot Gris no puede faltar en esta región a la que se viene a disfrutar de la vida.

El Palatinado Electoral está considerado además un paraíso de las compras. Especialmente en las ciudades de Heidelberg y Mannheim, los aficionados a ir de compras disfrutan a lo grande. Deambular por las pequeñas boutiques y los exclusivos grandes almacenes en las calles principales de estas dos ciudades es todo un placer.