Menú

Palacios, parques y jardines

Container

Los magníficos palacios como el de Heidelberg, Ludwigsburg y el Castillo Hohenzollern, atraen a miles de visitantes. Igualmente impresionantes son palacios más pequeños como el de Schwetzingen o Meersburg. Pero, además de esos palacios tan destacables, muchos otros palacetes, casas señoriales y fincas invitan a ser visitados y a disfrutar de sus interesantes eventos culturales.

El mundialmente famoso Palacio de Heidelberg

Palacios y Jardines Estatales de Baden-Wurtemberg

Los Palacios y Jardines Estatales de Baden-Wurtemberg invitan –con magníficos palacios residenciales, encantadores jardines e impresionantes monasterios– a hacer un emocionante viaje a través de muchos siglos.

Palacio de Weikersheim en el norte de Baden-Wurtemberg © Staatliche Schlösser und Gärten/ Günther Bayerl

Lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en Baden-Wurtemberg

Únicamente los testimonios más valiosos del pasado son declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En Baden-Wurtemberg hay seis lugares culturales que se honran de llevar ese título: el Monasterio Maulbronn, la Isla y Monasterio Reichenau, la muralla fronteriza “Obergermanisch-Rätische Limes”, los palafitos “Pfahlbauten” en el Lago de Constanza, las casas de Le Corbusier en la urbanización "Weissenhofsiedlung" en Stuttgart y las Cuevas de la era glacial de los Montes Suabos. Todos ellos representan la riqueza cultural e histórica del suroeste de Alemania, la cual se puede sentir en estos lugares de un modo muy especial.

UNESCO Weltkulturerbe Kloster Maulbronn

Monasterio de Maulbronn, Patrimonio Cultural de la Humanidad

Pfahlbauten Museum in Uhldingen-Mühlhofen

Puesta de sol en los palafitos de Unteruhldingen en el Lago de Constanza

Insel Reichenau Salatfeld

Huertos en la Isla Reichenau

Cuevas de la Era Glacial en los Montes Suabos

Casas adosadas de Le Corbusier en la ubanización Bauhaus “Weissenhofsiedlung” en Stuttgart

El Monasterio Maulbronn

El Monasterio Maulbronn es el monasterio medieval mejor conservado al norte de los Alpes. Hace más de 800 años, los monjes cistercienses fundaron este monasterio, el cual hasta hoy día nos proporciona una deslumbrante impresión de la arquitectura y el modo de vida de tiempos pasados. A los visitantes les esperan interesantes visitas guiadas temáticas, exposiciones, mercadillos y conciertos.

La Isla y Monasterio Reichenau en el Lago de Constanza

Los monjes benedictinos fundaron, hace más de 1.200 años, un monasterio en la Isla Reichenau y, según la leyenda, hicieron la isla cultivable. En la Edad Media el monasterio fue un importante centro cultural y científico, de modo que aquí surgieron valiosas iluminaciones (pinturas al temple en papel), que forman parte del legado de documentos de la humanidad de la UNESCO. La historia de la isla puede ser descubierta en el Museo Reichenau y en las tres iglesias de la isla.

Los palafitos “Pfahlbauten” en el Lago de Constanza

En la Edad de Piedra y de Bronce surgieron en el Lago de Constanza conjuntos de palafitos. Hoy día, dando un paseo por los numerosos palafitos reconstruidos, los visitantes pueden hacer una excursión al mundo de nuestros antepasados. Además, en el Museo Pfahlbau se muestran hallazgos originales de excavaciones y exposiciones temporales.

Las casas de Le Corbusier en la urbanización "Weissenhofsiedlung"

La casa adosada de Le Corbusier, uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX, muestra los cambios estéticos, sociales y técnicos de la modernidad. El recorrido conduce al visitante a través de las dos mitades de la casa. Por un lado, una exposición informa sobre los orígenes y la historia de esta ubanización Bauhaus llamada „Weissenhofsiedlung“. Las instalaciones del museo fueron creadas fielmente a los planos originales. La mitad derecha de la casa se basa en la época de 1927, cuando se inauguró la exposición de viviendas „Werkbund“ en el „Weissenhof“. Aquí el visitante experimenta una instantánea de la exposición de 1927.

Las Cuevas de la era glacial de los Montes Suabos

Las seis cuevas de los valles Lonetal y Achtal, en las que vivían los habitantes de esta zona hace unos 35 a 40.000 años, albergan el arte más antiguo de la humanidad, incluyendo famosas figuras hechas de marfil de mamut, y los primeros instrumentos musicales del mundo. Es increíble que hace unos 40.000 años el ser humano desarrolló aquí su creatividad por primera vez, y esculpió tesoros tan preciosos, que su belleza despierta admiración todavía hoy en día. En ningún otro lugar del mundo se han encontrado obras de arte e instrumentos musicales más antiguos.